Kinkaku-ji

Óscar Beovide Guillén

Kinkaku-ji

No hay nada más simbólico para Kyoto que el Kinkaku-ji y su reflejo dorado resplandeciendo sobre la superficie ondulante del estanque que lo rodea.

Conocido en castellano como el Templo del Pabellón Dorado debido a su fachada que está cubierta por múltiples láminas de oro. Fue construido en 1397 originalmente como villa de descanso para el shogun, pero más tarde transformado en templo Zen y en 1994 declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Se puede visitar durante todo el año, aunque se recomienda visitarlo en otoño debido a las tonalidades rojizas y amarillentas de las hojas y también en invierno por la posibilidad de que todo esté cubierto por un manto blanco de nieve, que en ambos casos es una maravilla de apreciar con un toque a dorado.


Beovide
Óscar Beovide Guillén: Nacido en Arabia. Criado en Madeira. Educado en Japón. Oviedo en la maleta y París en los labios.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.