Tercio Viejo IV: Dualidad Hombre-Templo

Alatriste

Me resultan muy graciosos los que restan valor a los HONORABLES GUERREROS de gimnasio y los definen como inútiles intelectuales. Hay de todo en la viña del Señor, pero si por algo se define la filosofía de gimnasio (cuyo logos cristaliza en forma de TEMPLO) es por ser camino de los HOMBRES de INSTINTOS FUERTES. Los TOROS. Los HOMBRES con una cabesa en armonía con su musculatura y potensa.

Hoy, amigos, vamos a hablar del TEMPLO, de Nietzsche, del Mushin, del zen, de la lírica de lo efímero, de ALFISMO. Vamos a tratar de cómo afronta un TORO el arduo y rocoso levantamiento de hierros.

Hablo de identidad, hablo de conquistarla, explotarla, conservarla siempre en un constante avance, darle forma en un proceso de asimilación y afilado. Esa es la trayectoria del Super-hombre. La identidad es algo que va mucho más allá del conocimiento del ser. Es la interacción continua entre el mundo exterior y el YO. Hay que buscar un punto medio, un equilibrio entre la vida desde dentro y bicepsversa. Para ello has de estar 24/7 aprendiendo, ampliando la conciencia, reencarnándote una vez tras otra. Parece sencillo, pero es muy fácil estancarse en una tribu del hierro (machaca de gym, calvo gafapasta, sudacas amigos del perro, bohemios raros, mugrosos, golfos putero, etc.) y no evolucionar. De esta manera la metamorfosis queda incompleta y la personalidad se arruga.

Mozart es un buen ejemplo. Fue un putísimo artista que vivía con su tiempo. Mozart era un tío frutal, un tío que tenía muchos registros y sabía cómo vivir: maestro del estoque, músico, golfo, mujeriego y pendenciero hasta el día de su muerte. De él nos queda, además de su música (lo superficial), un estilo de bida muy particular que todo hombre de instintos fuertes quisiera para sí.

De esa forma, ser un animal de gym y, a la vez, poseer una amplia sabiduría y ansia de conocimiento te hace ser una criatura multidimensional, te hace reunir en un mismo ente lo mejor del reino animal y del reino humano. Por una parte, eres una putísima bestia, un puto TORO testosteronizado (como el hijoputa del enano hormonado hasta la médula) con ganas de reventar todos los cráneos que se pongan delante y con una mala rabia que, cuando aflora, no hay manera de controlar y te lleva a arrasar con todo lo que se cruce en tu camino. Por otra parte, el individuo frívolo, filósofo y analítico, el poder de la mente bajo la filosofía del animal. El animal de presa y el filósofo comparten mantel y cuchara. Se funden en un GUERRERO-FILÓSOFO. Entras en modo Mushin a base de mover intensamente y con constancia hierros en el TEMPLO y ahí todo gira 180º, te conviertes en un Dios andante, THOR.

Experimentad el placer desenfrenado de la vida, porque cuando os adentréis en su lado más savage y extremo os encontraréis en vuestros propios cotos apolíneos madurando y volando como globo sonda en la euforia de la razón. Esto es una muestra de la crazyeria más cuerda de nuestro estado normal. El TEMPLO supone una ruptura. El TEMPLO es una necesidad psicoquímica cuántica cósmica más, al igual que comer, empotrar o descansar. En nuestra mitología supone el pacto entre la voluntad y el macho que la blande cual Tizona, que alcanza un estado de serenidad y mazadura moral y físico que le transforma en una bestia parda. Sueña que cabalga su bestia interior como monta Putin en su oso alado.

Durante el par de horas de bombeo en el templo sólo existo yo y la resistencia ofrecida por los hierros, inducida por la acción de la gravedad (grande Newton, puto amo, se las follaba a todas). En ese vacío trascendental el sujeto se ve en un estado de relax cup of cofi muy fino que en cualquier momento explotará como bomba Hiroshima. Un puto Samurai, putísimo soldado del TERCIO VIEJO.

En el devenir de todo este proceso pensaba que me estaba volviendo loco: eso no era común y no tenía control sobre mí mismo. Investigando me di cuenta que no era nada paranormal, así que no llame a Cuarto Milenio. En las culturas clásicas se utilizaba el término apoteosis. Los humanos pasaban a formal parte del Olimpo, inmortales.

Esos hijos de mil perras sarnosas leen de TÚ a  TÚ a Nietzsche, sin que esto sea excusa para no entrar en el gym gritando como un gamo en la berrea y cagándose en la puta madre de los betas de este mundo, moviendo fierro con muy mala hostiaaaaaa.

Esto es la aspiración de cualquier hombre de bien. Fortaleza física y mental. Genios, capaces. Escapando de la mediocridad moderna. No un pecho espátula adicto a lo fácil, a su zona de confort, negándose al culto al cuerpo, alergia por el trabajo y los esfuerzos, incapaz de comprender el combo esfuerzo-recompensa + crimen-castigo = COJONES.

Si 14 levantara la cabeza, entraría en una biblioteca llena de calvos gafapastas y arrasaría con todos los que buscan escaquearse de las verdades que tanto daño les hace en las orejas.

Resumen para vagos: BMW manda, cash sano, pelazo, TEMPLO.


Alatriste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.