Una aproximación semiótica al Reggaetón

Inmanuel Koya

Puedes salir del perreo, pero el perreo nunca saldrá de ti.

José Pasarón.

Ante la deriva triste, lúgubre y hasta tétrica que está atravesando el Argo solo existe una solución posible, la misma solución que siempre nos ofrece la vida: el Reggaetón. Todos lo escuchamos, sea por placer o por ironía posmoderna; escapar hoy de él es una tarea prácticamente imposible, y, aunque nos guste hacernos los interesantes con los melancólicos bodrios de los Doors o similares, nuestras caderas no pueden evitar desplazarse al rimo machacón y salsero del boom boom latino. Ni siquiera las tuyas, heavy greñudo que lees esto.

La realidad es que el reggaetón anima. Lo escuchamos, lo cantamos, lo bailamos, pero ¿Alguna vez hemos pensado qué es lo que nos quiere decir? ¿Qué historias nos cuenta? ¿Qué es lo que nos relata? No quiero caer en obviedades que ofendan el intelecto del lector, tales como explicar algo tan básico como lo que es “plakito, plakito”. Así que me limitaré a centrar mi análisis y mis reflexiones en tres excelsas piezas por su indescriptible belleza y significado: Yo te esperaré, Me rehúso y Mayores.

Yo te esperaré

Para comenzar, es básico saber quién es él que nos lo canta, su historia y su trayectoria vital. En este caso, los responsables son los hermanos Rengifo, Alejandro y Mauricio, o, como se les conoce popularmente, Cali y el Dandee.

El sobrenombre de Cali proviene de la ciudad homónima colombiana de donde son oriundos (la verdad que Alejandro no se lo curró mucho), mientras que la raíz de el  Dandee seguro la podemos enmarcar en la siguiente corriente filosófica.

Tras situar geográficamente a los padres del flybot, podemos darles un contexto social e histórico, pero, antes de eso empecemos por repasar la letra:

Cuatro de septiembre, mi frase (si te vas no vuelves) me persigue
Y siento ganas de llamarte, pero no contestas
No entiendo por que no contestas,
si, aunque hayamos peleado todo sigue.

Hasta aquí todo bien: parece el caso del típico beta que llora porque ha discutido con su ex y ya no le puede pagar más fantas, porque ella pasa de él. Está rayado porque la discusión no era tan grave y ya lleva más tiempo del recomendado sin ser capaz de ponerse en contacto ella.

Siete de septiembre, la llamada que llegaría 
Me dicen que ahí estás, que no llame a la policía 
Luego cuelgan.
Todavía no pierdo la fe, y sé que algún día volverás 
Y pase lo que pase…

¿Quién le llama? ¿Qué ha pasado? ¿Dónde está?

Yo te esperaré
Nos sentaremos juntos frente al mar 
Y de tu mano podré caminar 
Y aunque se pase toda mi vida yo te esperaré 
Sé que en tus ojos todavía hay amor 
Y tu mirada dice volveré 
Y aunque se pase toda mi vida yo te esperaré.

Le vuelve a dar la bajona al chaval.

Siento que me quitaron un pedazo de mi alma 
Si te vas no queda nada, queda un corazón sin vida 
Que a raíz de tu partida se quedó solo gritando, pero a media voz.

¿Ya está claro no? Le han quitado algo, le llaman por teléfono, se queda muy preocupado por su chica y muy arrepentido por su conducta con ella… en definitiva, lo que le ocurre es que a su chica la han secuestrado. “Yo te esperaré” no es una melodía de desamor al uso. Si añadimos la situación colombiana de esa época y el estribillo final (Si tú te vas no queda nada, sigo cantando con la luz apagada, porque la guerra me quito tu mirada), llegamos fácilmente a la conclusión de que la verdadera historia de esta canción es la de un chico que llora porque a su novia la han secuestrado y encima lo ha hecho la guerra, es decir, las FARC.  No me atrevería a decir algo como que la canción es un símbolo de paz o algo así, pero sí es cierto que su utilización en ese sentido no es inusual. Por ejemplo, tras la liberación de un político colombiano que había estado secuestrado más de 3 años por los guerrilleros, su hija le dedicó esta canción en la radio. Next.

Me rehúso

Un breve apunte gramatical antes de comenzar: rehusar no es un verbo pronominal. La construcción con el pronombre desconozco si pretende ser enfática y, aunque sea común en Latinoamérica, es errónea. Usted, señor Danny Ocean, rehúsa hacer una cosa, no necesita de ningún pronombre que le refuerce ese verbo.

Una vez tenemos esto claro, podemos seguir el mismo método de análisis que en el caso anterior y proceder a identificar al cantante y compositor de este celebérrimo hit de 2017: Danny Ocean.

Danny Ocean es un venezolano que vive en Estados Unidos, en Miami concretamente. Eso es suficiente ya para hacernos una idea importante sobre el contexto social y político de la canción. Estamos otra vez ante una canción de desamor, pero con unos matices importantes. Esta vez la letra no es tan “explícita” como en el caso anterior, pero gracias a las declaraciones del artista podemos despejar cualquier atisbo de duda.

La tragedia que Daniel Océano nos relata en la canción es que se ha visto separado de su chica y él, valiente, heroico, fiel, se niega a aceptarlo, se rehúsa, y perdón por la expresión, a darle el último beso y sabe que volverá a estar junto a su amada a la que ha tenido que abandonar, de la que se ha tenido que separar. Dani sabe que que sus destinos se junten de nuevo es solo una cuestión de tiempo. Él jamás la podrá olvidar y ni tan si quiera comprende cómo pueden estar separados. A ella le dice que no, que no pierda la fe, que no se rinda.

Dannocean es muy activo en las redes sociales con publicaciones en contra el régimen político venezolano de Nicolás Maduro y ha confesado en varias entrevistas que la inspiración de la canción es su experiencia personal, pues se ha visto forzado a exiliarse en busca de una salida a la situación de Venezuela dejando atrás a su pareja. Siento que mucha gente está en la misma situación que yo, dejando a su novio o novia atrás en un país completamente diferente para buscar un futuro mejor, dijo en una entrevista al diario El mundo en el año 2016. Un buen resumen, utilizando sus propias palabras, es decir que el argumento de Me rehúso trata de “las parejas separadas por políticas fracasadas”.

Mayores

Esta joya cuasi pop es interpretada por Rebeca Gómez o, como la conocen sus amigos, el Power Ranger amarillo. Esta chica es una estadounidense con origen mexicano de tan solo 20 años. Partiendo de estas premisas, podemos concluir que lo que quiere decir Becky G cuando canta eso de A mí me gustan más grandes, que no me quepa en la boca a lo que se refiere es a un buen rabo, lo que realmente quiere decir es, bueno, precisamente eso.

Esta canción no adolece de una necesidad de interpretación como en los casos anteriores, sino de un exceso de conclusiones precipitadas. No deja de ser llamativo cómo este temazo, que lo es, sufre una censura constante, como se vio en el paso de la artista por OT o cuando ponen el tema en Los 40 principales.

Estas autoridades, que tienen la piel tan fina con Rebeca, no muestran la misma sensibilidad con artistas, por denominarlos de alguna manera, como pueden ser Enrique Iglesias (solo en tu boca, yo quiero acabar…) o Ozuna, el negrito ojos claros, (te quiero comer, te va a encantar).

Si bien el Reggaetón y sus tópicos clásicos no pueden ser tildados precisamente de “feministas”, este tipo de censuras no pueden tener cabida en nuestra sociedad, máxime cuando lo que no le cabe en la boca a Becky G son los besos que le pueda dar y que la vuelvan loca. No hay que buscar tres pies al gato, leñe.

Corto y cierro, argonautas. Podríamos hablar de 4 babys o en general de cualquier canción de Maluma, pero, el espacio se me acaba y, parafraseando a un ministro, con el Reggaetón pasa como con en el Derecho, lleva a todos los sitios si se sabe salir a tiempo. ¡Nos leemos!


Kant

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.