Cosas que me hicieron feliz esta semana #1

Hace algunos meses que acudo al artículo semanal de Javier Aznar, El Guardián, en la revista Vanity Fair. La especie de columna de actualidad se llama, al igual que la que hoy comienzo, Cosas que me hicieron feliz esta semana, y puesto que su autor tiene mucho mejor criterio y más experiencia que un servidor les recomiendo a ustedes que la sigan con fervor para descubrir placeres de todo tipo que les alegrarán la vida.

Como breve ejercicio de imitación y admiración y, sin más objeto que el transmitirle humildes sugerencias, querido lector, me dispongo cada semana a traerle un inventario de momentos felices. Sin más, el menú de esta semana. Que aproveche.

Porco Rosso (1992, Miyazaki)

Volver a las cosas que en su día te hicieron feliz dicen que es volver a ese momento, o al menos eso creo yo. Revisé la película de Hayao Miyazaki y me encuentro que, con unos ojos diferentes, sigue siendo una delicia de 94 minutos. Quizá no es la mejor que hizo Studio Ghibli pero, en mi opinión, una de las mejores. El tema: hidroaviación. El lugar: el Adriático. El tiempo: entreguerras. Me quedo con la escena que encabeza el artículo, cuando Porco entra en el Hotel Adriano, propiedad de una mujer muy especial.

La frase: «Siempre mueren los buenos. Por la amistad».

PorcoRosso

Steven Spielberg y John Williams componiendo la B.S.O. de E.T. el Extraterrestre

Emocionante el video que me encontré en Twitter. En él se ve a Steven Spielberg y John Williams en lo que parece la casa de uno de ellos mientras el proyector corre con algunas escenas del filme. A uno se le pone la carne de gallina cuando reconoce entre los acordes la melodía de E.T. el Extraterrestre.

Scarface, de Luis Alberto de Cuenca (Reino de Cordelia)

Este lunes, 11 de febrero llega a las librerías el homenaje que el Maestro de Cuenca rinde a Howard Hawks y al cine de gánsteres, envuelto en toda la mitología que supone. Me enteraba de este lanzamiento el mismo dia que dedicábamos La Trinchera al cine de la mafia, por lo que era todo un auténtico círculo y poco me faltó para hacer una llamada a mi amigo Luis Alberto. Leyendo el índice del cuasi vademécum dan ganas de tenerlo en las manos. Un tributo al género.

Me gustan todas las películas de Howard Hawks. Unas mucho y otras muchísimo, pero todas me gustan. Me han dado la medida de la acción y la magia del relato bien construido. Me han transmitido el temblor único que Ulises transmitiera a los feacios en el salón del trono de Alcínoo, cuando la noche era infinita y no llegaba nunca la hora de dormir en palacio. Como el Beowulf, como el Quijote, como El diablo enamorado, como Melmoth el errabundo, como La isla del tesoro, como La máquina del tiempo, me han transportado al mundo donde viven las narraciones puras […].

ScarCuenca

Roma locuta, causa finita

Hay expresiones, muletillas, cantinelas… que afloran en el modo de hablar de cada uno. He decidido incorporar ésta a mi idiolecto. Disculpen las molestias. Me recuerda a aquella profesora de física que decía: «Lo dijo Blas, punto redondo». Más de lo mismo, pero con la autoridad del latín.

Loewe pour homme

Un clásico. El olor de las personas de orden. Hay fragancias que no deberían cambiar nunca; el aroma habano, la frescura de un césped recién cortado, la humedad previa a la tormenta de verano, el desodorante Old Spice. El perfume de un hombre ha de ser necesariamente este.


Fotograma: Porco Rosso (1992)