It’s dangerous to go alone!

Siendo un niño de frente acalorada,
en brazos de los sueños fui mecido.
Atravesé los bosques convencido
de hallar clavada en piedra santa espada,

aquella que por sabios fue forjada,
que a monstruos y villanos ha vencido,
que allende las edades ha querido
venir a acompañarme en la cruzada.

No tiene tonos verdes mi ropaje,
ni cabalgo, ni toco la ocarina.
No porto la Trifuerza del coraje,

mas alto es mi valor cual cumbre alpina,
pues tengo el corazón perdido en viaje
y ensueños que me salvan de la ruina.


Recitado en La trinchera de Argo #8