Cosas que me han hecho feliz esta semana #3

Woody Allen en tiras, jazz, hamburguesas, Gregory Peck y una foca se combinan en la selección de esta semana.

Estas tiras cómicas

Entre 1976 y 1984 se publicaron las tiras cómicas llamadas Inside Woody Allen, de Stuart Hample, cuya recopilación se tradujo al castellano en una edición maravillosa de Tusquets Editores titulada Ponte en lo peor (2012). Quizá aquellos aficionados al cine del neoyorquino recuerden estos dibujillos por aparecer en Annie Hall (Allen, 1977). Son un reflejo de la mentalidad del cineasta, sin duda alguna.

Woody Cartoon

Sketches of Spain 50th Anniversary (Legacy Edition)

¿Mi vuelta al jazz? Originalmente sale a la calle en 1960, con arreglos de Gil Evans quien a su vez ejerció de director y obviamente en el piano. Me gusta mucho más la Edición Legacy, del 2009, que es la que les recomiendo escuchar. Pues a los tres cuartos de hora que duraba la original le suma otra hora y cuarto larga con diversas tomas y ensayos, además de un final alternativo a una de las piezas.

Lo mejor: cualquiera de las tomas del Concierto de Aranjuez, especialmente cuando hacia el minuto nueve entra el bajo de Paul Chambers. También la Saeta especialmente cuando de fondo suena lo que parece ser la Marcha Triunfal de Cebrián.

La edición de la botella Chilly’s de Emma Bridgewater

La capital del Imperio siempre presente. ¿Demasiado orgullo, pompa y circunstancia? No lo creo.

El Secreto a Voces, en general, y su Aperol Spritz, en particular

Esta semana probé una de las mejores hamburguesas: de presa ibérica con una mermelada de tomate y cheddar, un pan crujiente que combinaba envolvía una mezcla de sabores equilibrada. La hamburguesa poco hecha, como me gusta. Respecto al aperitivo. Porque fue el primero y porque te lo saben preparar. After work o before work. Tomarse una solo aflora el ingenio y despeja la mente. Ya saben a dónde ir, en Oviedo, calle Manuel Pedregal, 8. Para entendernos, la ruta de los vinos.

El Mundo en sus Manos (Wash, 1952)

Porque a bordo de la goleta llevan una foca, «Luisa», que es una promiscua. Y si eso no fuese suficiente porque la secuencia de la regata es una de las más esplendidas que haya visto en la gran pantalla. Dos historias de amor en una, hacia la Condesa Marina Selanova (Ann Blyth) y hacia «La Peregrina», el amante: el «Hombre de Boston» (Gregory Peck), que está elegante con traje de noche o con las viejas ropas de lobo de mar.

El contexto: la venta de Alaska a los Estados Unidos por el Zar de todas las Rusias.

Lo mejor: cuando los marineros de la Peregrina están cazando focas y «Luisa» sale del barco a hacer una visita a los machos solteros de la playa.

El mundo en sus manos