Cosas que me han hecho feliz esta semana #4

La filarmónica de Los Ángeles, Dudamel y John Williams, Martin Scorsese y Rolex, una fotografía del Maestro, BoJack Horseman e Ignacio Peyró se funden para hacerme feliz estos días.

Gustavo Dudamel interpretando los grandes clásicos de John Williams

Al frente de la filarmónica de Los Ángeles, el director venezolano renueva su contrato con la Deutsche Grammophon de la mejor forma posible, grabando alguno de los temas más conocidos de John Williams. En Spotify ya tienen un adelanto, la marcha de Superman. Les aseguro que es una delicia. Tengo muchas ganas de escuchar todas las versiones.

Rolex y el cine

Quizá por la simpatía que este año le cogí a Martin Scorsese. Quizá porque soy un mitómano, como dice mi buen amigo, El Bardo. Quizá porque me gustan los Rolex. Quizá, simplemente, porque me gusta el cine. Esta campaña de la compañía suiza me ha encantado. La recomiendo encarecidamente. Scorsese, Cameron, Bigelow e Iñárritu a las futuras generaciones de cineastas. Yo, inevitablemente, me quedo con las palabras de Marty.

If you´re burning to tell this story, if you´re seeing images and passages in your mind´s eye, you have to make your movie!

Esta fotografía de John Ford

“Jack” Ford, un Óscar y su retrato hacia 1946. ¿Qué más se puede añadir? La dedico especialmente a aquellos que me hayan visto en carnaval, ese si ha sido mi homenaje al hombre que inventó América.

John Ford

BoJack Horseman y su particular Penguin Publishing

Avanzo poco a poco en la serie, pero, sin duda alguna, una de las partes que más me gustan es cómo plantean el mundo editorial desde la perspectiva de Penguin. Una imagen vale más que mil palabras, por lo tanto…

En cualquier caso, para más información véase el artículo Del carcajeo trágico de la vida. Su autor es quien introdujo la serie animada en mi vida.

Penguin

Comimos y Bebimos, de Ignacio Peyró (Libros del Asteroide, 2018)

Ya lo tenía devorado a los pocos días de publicarse, pero dicen que hay que volver a las cosas que te han hecho feliz. Estos días he sentido la gula de volver a degustar las maravillosas páginas que nos escribe, desde su sabiduría, mi tocayo Don Ignacio Peyró. Lástima no poder verle firmando ejemplares por Oviedo. Estoy seguro de que podríamos tener una sobremesa agradable. Libros del Asteroide siempre acertada e impecable en las ediciones. Por supuesto, que les aproveche el libro.

Comimos y bebimos