Cosas que me han hecho feliz esta semana #6

Víctor Luque, San Patricio, James Warner Bellah y John Ford, el recuerdo de otro y una mirada.

Víctor Luque en La Salvaje

Confieso que nunca había oído hablar de él, pero el criterio de la persona que me lo sugirió hizo que no pudiese decir que no. El pasado jueves dio un fantástico concierto el músico ovetense en La Salvaje, concierto en el que sonó desde jazz hasta música iberoamericana o francesa. Una delicia para los oídos, y es que Victor Luque toca todo y lo toca bien. A sus 80 años tiene una voz envidiable, y eso que había estado malo unos días antes, confesaba. En fin, que un placer poder haberle tenido en Oviedo tocando para viejos y jóvenes, quien no haya ido, ¡allá con su conciencia!

Les dejo como prueba de su talento esta interpretación de Autumn Leaves, pieza que, por supuesto, sonó en La Salvaje.

San Patricio con The Dubliners

Hace muchos años que, influenciados por James Joyce, se hicieron llamar así. ¿Habrá algo más irlandés? Los descubrí hace un par de años a raíz de un episodio de Boardwalk Empire, Nights in Ballygrant, en el que celebran una fiesta la noche antes del día de San Patricio y para cerrar el episodio suena Carrickfergus en la versión de Loudon Wainwright III. Si ustedes buscan la canción en Spotify la versión de The Dubliners la supera con creces.

Me he pasado el fin de semana reproduciendo el álbum Definitive Pub Songs Collection. Sírvanse una pinta y disfrútenlo.

Fernando Savater y el recuerdo

“Sin la proximidad del amor, estamos lejos de nosotros mismos.” ¿Cuánto se puede querer a una persona? Y aún me inquieta más, ¿cuánto se puede echar de menos? Creo que las respuestas pueden estar en esta columna del escritor.

Un tronar de tamboresUn Tronar de Tambores y otras Historias de la Caballería Americana (James Warner Bellah, Valdemar Frontera)

Puesto que el pasado viernes se emitía el episodio de Nuestros Western en La Trinchera, me parece más que oportuno recomendar el libro que recoge los cinco relatos en los que John Ford se inspira para su Trilogía de la Caballería. El libro contiene además una parte en la que se analiza la relación entre el autor y el director norteamericanos, que permite disfrutar aún más los relatos.

Esta mirada

La frase había sido “esa mirada lo dice todo”, y es verdad. Aunque no es la imagen que más me gusta de ellos, no está nada mal. Una Audrey Hepburn que mira con intenso cariño a Mel Ferrer hacia 1958. ¿Quién iba a decir que diez años después estarían separándose? Su historia me hace pensar en eso de que nadie gana, sino que unos pierden más despacio que otros.